Peritaje demostró que Banco de Chile se apropió de dinero de sus clientes

Categoría de nivel principal o raíz: ROOT Categoría: Noticias Creado en Lunes, 25 Abril 2016 Publicado el Jueves, 28 Abril 2016 Escrito por Periodista

A propósito de las declaraciones de Andrónico Luksic señalando “tenemos que ser mucho más estrictos en nuestro actuar”, ODECU hizo un llamado al empresario a tomar medidas concretas para corregir irregularidades detectadas en una investigación pericial, realizada en el marco de una demanda que llevó la organización en contra del Banco de Chile, la cual demostró que la empresa se apropió de dineros de clientes de la cartera hipotecaria a través de cargos excesivos de hasta un 300%.


En relación a las recientes declaraciones de Andrónico Luksic reconociendo que ha cometido errores y que “tenemos que ser mucho más estrictos en nuestro actuar”, el presidente de la Organización de Consumidores y Usuarios de Chile, ODECU, Stefan Larenas, afirmó que “más allá de reconocer errores y pedir disculpas, sería apropiado que el Banco de Chile implementara acciones concretas para actuar correctamente con sus clientes y modificar prácticas que implican apropiarse de su dinero, sin que las personas siquiera lo sepan, pues, en suma, no mantienen respaldo de los documentos que justifican ciertos cobros”.

 

Esto, refiriéndose a la información que arrojó una investigación pericial, en el marco de una demanda colectiva que inició en 2006 ODECU en contra del Banco de Chile, para que la justicia declarara abusiva la cláusula contenida en sus mutuos hipotecarios que impone unilateralmente a sus clientes el pago de la totalidad de los gastos operacionales vinculados a esas operaciones hipotecarias, como gastos de abogados, notaría, inscripciones y copias en el Conservador de Bienes Raíces.

 

ODECU sostenía que parte de esos gastos debían ser asumidos por el banco, y no imponérsele íntegramente a los consumidores, ya que los créditos hipotecarios también favorecen al Banco de Chile. Es más, algunos gastos operacionales sólo favorecen al banco, y no a ambas partes, como por ejemplo varias copias que se le pide que emita el Conservador de Bienes Raíces, de alto costo, y las inscripciones de prohibiciones convencionales de enajenar a favor del banco, cuyo único favorecido es la empresa.

 

Además de lo anterior, la demanda colectiva buscaba que la justicia ordenara al Banco de Chile que devolviera a sus clientes hipotecarios los dineros que les había cobrado en exceso a sus clientes, quitándoselos desde sus cuentas corrientes. ODECU al momento de demandar tenía casos concretos de cobros excesivos, ilegales, de parte del Banco de Chile, pero éste no quiso escuchar ni solucionar los problemas.

 

Pese a que la demanda colectiva fue rechazada por la justicia en febrero pasado, por no considerar ésta que fuere un abuso en contra de los consumidores el cargarles todos los gastos operacionales, el informe pericial ordenado practicar por el 13 Juzgado en lo Civil de Santiago (causa rol 19.881-2006), tribunal que conoció de la causa en primera instancia, acreditó varios cobros en exceso de lo que se debía pagar por gastos operacionales. Se comprobó que aproximadamente al 2% de los deudores hipotecarios del Banco de Chile se les cobró por sobre lo debido, siendo el diferencial ganancias ilegales del banco. “Si se proyecta este 2% al total de los mutuos hipotecarios otorgados por el Banco de Chile, estamos hablando de miles de clientes afectados, y de mucho dinero ganado ilegalmente por el Banco de Chile”, asegura el presidente de ODECU.

 

De la muestra estudiada por el perito judicial- pese a que se trató de una muestra preparada y entregada por el propio banco- se encontró 5 casos concretos, con nombre y apellido, en los cuales el banco se apropió de dinero de estos clientes, a través de cobros excesivos por concepto de Conservadores de Bienes Raíces o gastos de abogados por un monto de $25.000, $73.399, $25.000, $45.306 y $186,790 cada uno. Por ejemplo, en este último caso, por concepto de inscripción en el Conservador de Bienes Raíces de Valparaíso, se encontró una boleta de honorarios por un monto de $60.210, sin embargo al cliente se le cargó en su cuenta corriente $247.000 por este concepto, lo cual implica un cargo excesivo de $186.790, un 310% de diferencia.

 

Además, el 18% de las carpetas periciadas (187 de 1.035) no contenían ningún documento de respaldo, y el 51% (530 de 1.035) tenían cargos en cartolas de cuenta corriente sin la existencia de sus correspondientes comprobantes.

 

Durante el proceso, el Banco de Chile entregó la documentación requerida por el Tribunal con casi un año de atraso, y pagó en dos oportunidades multas por no cumplir con la orden del Tribunal de exhibir documentos.

 

El perito dice textualmente en su informe: “Para este perito existen fundadas presunciones que la confección de las 1.035 carpetas de clientes fueron preparadas solo con este propósito, con evidente desprolijidad, falta de información, inexistencia de documentos contables de respaldo y cargos por concepto de gastos operacionales en papeles y documentos con membretes del banco pre-preparados solo con esta finalidad. No se puede entender de otra manera, puesto que ante la carencia de la información de respaldo genuina, se pretendió “reemplazar” estos cargos en papeles generados por el propio banco, careciendo esto, sin duda, de toda prudencia y confiabilidad”.

 

“ODECU no ha quedado satisfecha con la decisión judicial, porque entiende que es abusivo cargar a los clientes todos los costos operacionales, en circunstancias que el negocio del crédito hipotecario favorece a ambas partes, no solo a los clientes. Y respecto a los dineros apropiados ilegalmente por el Banco de Chile a través de cobros excesivos, que según el dictamen podría deberse más bien a “errores” y por montos muy bajos, nos parece completamente inadmisible y equivocado lo razonado por la justicia, por cuanto todos los errores detectados en la muestra periciada fueron a favor del banco, ninguna a favor de un cliente, lo cual asemeja una práctica de ‘robo hormiga’. Y, además, si se proyecta el porcentaje de clientes afectados a todos los clientes hipotecarios del Banco, estamos hablando de más de mil clientes afectados, y de muchos millones de pesos de sus clientes apropiados ilegalmente por el Banco de Chile”, señaló Stefan Larenas, presidente de ODECU.

 

“Incluso si se hubiera comprobado un solo caso en el cual hubo un cobro excesivo, no corresponde que el Banco se quede con este dinero, y debe ser devuelto al cliente”, concluyó Larenas, dando a conocer que ODECU ofrecerá su orientación y apoyo para que estas 5 personas realicen las gestiones necesarias para que el banco les devuelva el dinero del cual se apropió, debidamente reajustado y con el máximo de interés legal.

 

“Dados todos estos motivos, pensamos que el señor Luksic, además de sus disculpas públicas, debiera tomar en consideración todos los antecedentes mencionados con el fin de corregir las sistemáticas malas prácticas en las que incurre el Banco de Chile. Por otro lado cabe preguntarse ¿qué pensarán los accionistas de Citibank, que todavía son tenedores de acciones en este banco, de este tipo de prácticas?, las cuales son totalmente repudiables y condenables en su país”, agregó Stefan Larenas.

Agenda de ODECU